Etiquetas

, , , , , , , , ,

Este post lo dedico especialmente a la vida pero sobretodo a la amistad! A esas amigas (os) que no necesariamente están contigo todos los días, que te llaman a cada rato, que te invitan a salir a cada hora, no, no a esos, sino a los amigos incondicionales, a los de verdad, a los que se mantienen en el tiempo, en la distancia, a los que te apoyan, te hacen reir pero reir hasta que te duele el estómago, te abrazan, te dan apoyo, te animan y sabes que cuándo los necesites, donde quiera que estén ellos te van a ayudar.

Hace un mes aproximadamente, una amiga del colegio -se les agradece no sacar cuentas matemáticas de los años, por favor- tomó la iniciativa de coordinar una reunión para que desayunaramos y así poder compartir un rato agradable. Pues, en ese primer encuentro asistimos varias de las invitadas, estuvimos en una panadería y gozamos un montón, pasamos unas tres horas contando cosas, chismeando, hablando bien y hablando mal de lo que acontecía.

La primera recomendación que les doy es que si desean desayunar pasteles, empanadas, jugos, etc. pueden ir a este lugar “La mansión del Pan” en la Trigaleña, realmente en Valencia son varias y en cualquiera de ellas se mantiene la calidad de sus productos.

Al salir ese día, acordamos que teníamos que repetir eventualmente este tipo de reuniones, y entre una cosa y la otra, se nos pasaron tres fines de semana, hasta que finalmente ayer Domingo coincidimos de nuevo y acordamos vernos en “Galería Café” en el Viñedo, donde ofrecen un brunch y pueden encontrar una gran variedad para hacer un desayuno diferente. Esa sería mi segunda recomendación de hoy, que se asomen por allí, es un lugar agradable y tiene una buena terraza.

Yo hice lo posible para que las proteínas predominaran en mi plato, aunque fue difícil para mi resistirme a la tentación de una arepa asada y de un ponqué con chocolate, pero así quedó el intento:

Una combinación de perico, queso amarillo, queso blanco rallado, jamon serrano (o ibérico), carne mechada y el ponquecito con chocolate, junto a un vaso de jugo de lechosa para hacer estómago jejeje.

De verdad, de todo corazón les sugiero, que tomen espacio en sus vidas, dediquen unos minutos a reforzar las pequeñas cosas que nos hacen felices, esos minutos donde regresan los recuerdos y uno sonríe al volver a revivirlos. Llamen a sus amigas (os) de vez en cuando, salgan aunque sea a tomar un café o pasen por sus casas. Yo la pasé genial, y estoy esperando desde ya la próxima reunión. Yo pienso que deberíamos reunirnos para hacer una cena navideña.

El brunch incluye unas mimosas, que pedimos en el último bloque de la reunión, algo así como en la última hora, y aprovechamos para brindar para que esto se repitiera siempre y nunca dejarámos de reirnos como el primer día. Eso sí, las mimosas no estaban tan buenas como esperábamos.

Y ustedes, de que manera comparten con sus amistades?

Saludos, @srattazzi

 

Anuncios